El Distrito East Central encabeza el ministerio de la Florida para Puerto Rico



 
23 de octubre de 2017
Por D'Ann Lawrence White | FLUMC

Nota del editor: Se espera que Florida recibirá a miles de nuevos vecinos puertorriqueños debido a la devastación del huracán María. Las proyecciones actuales oscilan entre 250,000 y 500,000 personas para el centro de Florida, particularmente en los condados de Orange y Osceola. A través de un ministerio del Distrito East Central, la Conferencia de Florida espera proporcionar artículos escolares y ayudar a satisfacer las necesidades básicas de estas familias. Presione aquí para hacer una donación.

KISSIMMEE— En el momento en que Oscar Negrón, residente de Pembroke Pines,  vio que el pronóstico del Centro Nacional de Huracanes mostraba a Puerto Rico directamente en el camino del huracán María, hizo una reservación de vuelo para regresar a su tierra natal.

"Sabía que iba a ser malo", dijo Negrón refiriéndose al huracán que devastó el territorio estadounidense de Puerto Rico el 20 de septiembre.

Negrón, quien es un miembro activo de la Iglesia Metodista Unida Nueva Vida Hispana en Pembroke Pines, se mudó de Puerto Rico a Florida hace años. Su hermana, quien ahora vive en Orlando, también se mudó a Florida.

Sin embargo, su madre y su padre, de 83 y 85 años, respectivamente, permanecieron en su hogar en la ciudad de Guaynabo, Puerto Rico, donde habían criado a su familia. Negrón también tenía una tía y un tío mayores de edad, en la ciudad de Guaynabo, ambos con problemas de salud.

Temiendo por su seguridad, Negrón abordó un avión al día siguiente y se dirigió hacia el huracán, mientras que otros huían de él.

"La tormenta llegó a las 2 a.m. del miércoles y la pasamos en la casa de mis padres", dijo Negrón. "Durante 22 horas, la isla fue azotada por vientos huracanados. Fue aterrador ".

Puerto Rico aún se estaba recuperando de los daños causados por el huracán Irma, que pasó por la costa noreste de la isla el 5 de septiembre. El huracán María, que azotó la isla como categoría 4 con vientos sostenidos de 154 mph, terminó el trabajo iniciado por el huracán Irma.

"La isla fue destruida", dijo Negrón. "Toda la red eléctrica se derrumbó y todas las torres de teléfonos celulares fueron destruidas. Puerto Rico quedó sin electricidad ni comunicaciones. Tomó 100 años para construir la red eléctrica de la isla, pero sólo una noche para destruirla."

La casa de bloques de cemento de los padres de Negrón logró sobrevivir a los vientos y las inundaciones, pero la mayoría de las casas de madera de la isla fueron destrozadas. Mientras Negrón estaba ocupado ayudando a sus parientes y vecinos a limpiar, el reverendo José D. Nieves, pastor asociado de Casa de Paz en la Primera Iglesia Metodista Unida de Kissimmee, intentó frenéticamente comunicarse con su madre en Puerto Rico.

"Las comunicaciones estaban caídas. No había manera de llamar o enviar mensajes de texto a nadie ", dijo Nieves. "Me llevó 60 horas conectarme con mi madre después que pasó el huracán".

Cuando finalmente se conectó, Nieves dijo que nunca había escuchado a su madre estaba tan conmocionada.

"Mi madre tiene más de 70 años y nunca la había escuchado llorar así", dijo.

Puerto Rico ya estaba en medio de una crisis económica cuando golpeó el huracán. Los funcionarios estiman que podría llevar meses reconstruir la red eléctrica de la isla.

Con casas y negocios destruidos o inundados, sin comunicaciones, sin electricidad y con una infraestructura que se desmorona, muchas familias puertorriqueñas sienten que su única opción es abandonar Puerto Rico y mudarse a vivir con familiares en Florida, Texas y Nueva York.

En las tres semanas posteriores al huracán, 38,000 personas salieron de Puerto Rico, incluyendo a los familiares de Negrón.

Tomando acción

Después de escuchar innumerables historias como la de Negrón, Nieves dijo que se sintió llamado a tomar acción.

"Pasé las primeras tres semanas preguntándome, llorando y sintiéndome como que no había nada que yo podía hacer", dijo. "Entonces, mientras oraba, me di cuenta de que muchas de estas familias vendrían para Florida. Ahora mismo tenemos un millón de puertorriqueños viviendo en Florida, y es de esperar que los afectados por el huracán vengan aquí para vivir con sus familiares. Ellos van a necesitar ayuda para encontrar lugares para vivir permanentemente, empleos, escuelas para sus hijos y ayuda para reemplazar todas las posesiones que perdieron durante el huracán o que se vieron forzados a dejar atrás."

Su primer paso fue llamar a contactos que tenía en el Distrito Escolar de Osceola porque sabía que estas familias desplazadas querrían inscribir a sus hijos en la escuela.

"En sólo la primera semana después del huracán, 38 estudiantes de Puerto Rico se habían matriculado en las escuelas de Osceola", dijo Nieves. "En unas pocas semanas, el número saltó a 300 estudiantes, y sé que hay tres veces esa cantidad de estudiantes que se han matriculado en escuelas en el Condado de Orange durante el mismo período".

Nieves está trabajando con otras iglesias y negocios en el distrito para proporcionar mochilas de artículos escolares para niños y niñas, cortes de cabello y tarjetas de regalo para alimentos.

"Mi objetivo es darles la bienvenida y mostrarles nuestro carácter como las manos y los pies de Cristo", dijo Nieves. "Queremos asegurarles que Dios es más grande que cualquier tragedia o huracán, y que nuestras alabanzas sonarán más alto que la destrucción de esta tormenta".

Nieves quiere entrevistar a cada familia para hacer una evaluación precisa de las necesidades que tienen.

"No queremos actuar apresuradamente y asumir que necesitan cosas que no necesitan", dijo. "Cuando recaudamos fondos, queremos que se usen de la manera más efectiva y responsable posible. Insisto en que este no será un proceso de dos meses. Tomará años ayudar a estas familias a adaptarse."

Cualquier donación de fondos, mochilas, artículos escolares y tarjetas de regalo son bienvenidos. Presione aquí para hacer su donación. El ministerio dirigido por el Distrito East Central es un esfuerzo de toda la conferencia.

"Necesitamos una respuesta organizada para ayudar a estas familias que se están mudando aquí", dijo Icel Rodríguez, directora de misión global de la conferencia. "Muchas veces en una crisis, usted ve la duplicación de los servicios y realmente no se están satisfaciendo las necesidades de los afectados. José está creando un modelo de cómo tratar con todos estos nuevos residentes, e invito a otros distritos a replicarlo."

Por la misma razón, Rodríguez está exhortando a los voluntarios a que no corran a Puerto Rico para ayudar sin tener la capacitación adecuada y el conocimiento de las necesidades.

"Nuestra primera respuesta es tomar un avión para ir a ayudar, pero no queremos crear caos con nuestra presencia", dijo.

Ella está organizando una sesión de entrenamiento para respuesta temprana en español el 11 de noviembre. "Necesitamos especialmente voluntarios que sean bilingües o dominen el español", dijo.

La matrícula para el evento de capacitación está disponible aquí. Para obtener más información, envíe un correo electrónico a Icel Rodriguez a irodriguez@flumc.org.


Haga clic aquí para leer la versión original en inglés.

Click here to read the English version of this article.

Contact Us

The Florida Conference of The United Methodist Church

450 Martin L King Jr Ave
Lakeland, FL 33815

(863) 688-5563 or toll free (800) 282-8011